Destacado, La profesión militar, Novedades

La mujer en las FAS de 2021

La mujer en las Fuerzas Armadas Españolas puede acceder a todos los cuerpos y escalas y alcanzar todos los empleos militares, desde soldado a general. De hecho, contamos ya con una mujer general y otra suboficial mayor, empleos que requieren de un lago periodo de tiempo de servicio en las FAS, pero es que ya son 33 los años que han pasado desde 1988, fecha de incorporaron las primeras.

Lo que hace tres décadas era una novedad hoy en día es una realidad absolutamente consolidada en la cual, día tras día, mujeres conviven con hombres y desempeñan sus cometidos con total normalidad. Disponemos de unas FAS modernas que han sabido adaptarse a su tiempo y dar respuesta a las demandas sociales, consiguiendo en muy poco tiempo una integración completa de la mujer en la institución.

La mujer en cifras

En la actualidad, el mayor porcentaje de mujeres se encuentra concentrado en el Ejército de Tierra, con alrededor del  57,1%, lo cual es normal al ser el que dispone de mayor número de efectivos, seguido de Ejército del Aire 18,7%, Armada 17,6% y Cuerpos Comunes 6,6%. En total, en términos porcentuales, las mujeres son un 12,8% del total de personal militar en 2021.

La evolución porcentual desde 1988 se puede apreciar en el siguiente gráfico. La tendencia muestra un incremento en el número de mujeres cada año.

En cuanto a los porcentajes de mujeres por empleos militares se aprecia, como es lógico al ser el bloque más numeroso, que la escala de tropa y marinería es la que tiene un porcentaje más alto.

Observatorio Militar para la Igualdad

Las FAS cuentan con el Observatorio Militar para la Igualdad (OMI), que es el órgano encargado de velar por la consecución de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres en las FAS y el fomento de medidas de conciliación de la vida personal familiar y profesional.

 En el OMI se integran representantes de todos los Ejércitos y de todas las escalas, así como de determinados centros directivos, con una presencia equilibrada de hombres y mujeres.

Proceso de integración de la mujer

La incorporación de la mujer a los Ejércitos se produjo en 1988 con su acceso a los cuerpos de ingenieros de los ejércitos y los ahora denominados cuerpos comunes de las FAS (jurídicos, interventores, sanidad y músicas militares), en todas sus escalas (oficiales, suboficiales y MTM).

Un año más tarde, en las escalas de oficiales y suboficiales se permitió el acceso de la mujer a las denominadas armas combatientes. Posteriormente en 1992, con el Reglamento de Tropa y Marinería profesionales de las FAS, se aprobó el acceso de la mujer a la categoría de tropa y marinería pero con limitación para ocupar determinados destinos de tipo táctico u operativo en unidades de la Legión, paracaidistas, operaciones especiales, fuerzas de desembarco y submarinos.

Finalmente, en 1999, la integración de las mujeres se completó con la Ley 17/1999, de Régimen del Personal de las FAS, que garantizó la plena equiparación entre hombres y mujeres sin limitación alguna, y con total acceso de la mujer a todos los  cuerpos, escalas y destinos operativos. Esta ley supuso el logro de la igualdad formal. Se garantizaba a la mujer su progresión de carrera en condiciones de igualdad, sin que pudieran existir otras diferencias que las derivadas de sus condiciones físicas y biológicas para provisión y desempeño de determinados destinos.